Terça-feira, 30 de Junho de 2009

!Hay que derrotar el golpe reaccionario en Honduras¡ Movilización en las calles y huelga general!

 

escrito por Jorge Martín  
lunes, 29 de junio de 2009

El golpe en Honduras subraya de nuevo que incluso tímidas reformas dentro del sistema capitalista no pueden ser toleradas por los oligarcas locales de América Latina y sus maestros imperialistas. Pero Venezuela enseña que si las masas se movilizan se puede detener a la reacción. Es el momento de movilizar toda la fuerza de los trabajadores y pobres de Honduras.

A primera hora de la mañana del domingo 28 de junio, un grupo de 200 soldados rodearon la residencia del presidente hondureño Manuel Zelaya, después de 20 minutos de tiroteo con 10 de sus guardias personales, fue detenido. Fue llevado en avión a la vecina Costa Rica donde dio una conferencia de prensa denunciando el golpe militar de los "oligarcas de derechas", pidiendo a la población que se movilice en las calles y prometiendo su regreso al país.

El origen inmediato de esta golpe militar reaccionario fue el enfrentamiento por los planes de Zelaya de convocar un referéndum sobre la necesidad de una asamblea constituyente, a lo que se oponía la derecha que domina el parlamento, el alto mando del ejército y la cúpula de la judicatura.

Zelaya, conocido popularmente como Mel, ganó las elecciones presidenciales en 2005 como candidato del Partido Liberal de Honduras, derrotando por poco margen a su principal oponente del Partido Nacional. A pesar de ser un rico terrateniente, la polarización política en este pequeño y pobre país centroamericano le obligó a tomar algunas medidas a favor de los pobres, los campesinos y los trabajadores, adoptando como modelo el "bolivarismo". Pronto perdió el apoyo de su propio Partido Liberal de centro derecha y tuvo que aliarse con las organizaciones de trabajadores y campesinos. En una entrevista publicada por el periódico español El País, describe su evolución política:

"Mire, yo pensé hacer los cambios desde dentro del esquema neoliberal. Pero los ricos no ceden un penique. Los ricos no ceden nada de su plata. Todo lo quieren para ellos. Entonces, lógicamente, para hacer cambios hay que incorporar al pueblo".

Honduras es uno de los países más pobres de América Latina, con más del 50 por ciento de la población viviendo por debajo del umbral de pobreza y una tasa de analfabetismo que supera el 20 por ciento. Más de un millón de sus 7,8 millones de habitantes han tenido que emigrar a EEUU en busca de empleo. En estas condiciones, incluso las medidas más moderadas y razonables a favor de la mayoría de la población se encuentran con una oposición brutal por parte de la clase dominante, los capitalistas, los terratenientes, los propietarios de los medios de comunicación y la oligarquía local.

Entre las medidas adoptadas por su gobierno hay varias reformas progresistas, incluida una campaña nacional de alfabetización que sigue los ejemplos de Cuba y Venezuela, un intento de mejorar la sanidad para los sectores más pobres de la sociedad (incluido el acceso a medicinas más baratas, becas para estudiantes de medicina en Cuba), la reducción de los tipos de interés para los pequeños campesinos y un aumento significativo del salario mínimo, un 60 por ciento.

También procedió a reducir algunos de los privilegios más escandalosos de la clase dominante oligarca hondureña. Rompió el monopolio de las empresas multinacionales en la importación de combustible, a través de un acuerdo con la venezolana Petrocaribe. Zelaya también tomó medidas contra las multinacionales farmacéuticas que controlan el 80 por ciento de todas las medicinas que se venden en Honduras, todas ellas importadas a precios elevados por el servicio nacional de salud, firmando un acuerdo con Venezuela y Cuba para importar versiones genéricas baratas de las medidas más utilizadas. El presidente también denunció el monopolio de la oligarquía sobre los medios de comunicación y terminó con los subsidios gubernamentales a los grandes grupos de comunicación.

En la arena internacional Zelaya firmó la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA), la alianza regional promovida por Venezuela a la que se une ahora Honduras.Todas estas acciones contribuyeron a aumentar su popularidad y base social entre los sectores más pobres de la población y enfurecieron a la oligarquía que ha gobernado el país en estrecha alianza con los intereses norteamericanos durante casi doscientos años. Honduras durante la mayor parte del siglo XX fue una clásica "república bananera", dominada por United Fruit, que controlaba la aplastante mayoría de la mejor tierra agrícola del país y la dirige como un coto privado sin interferencia del gobierno oficial del país. Hubo intervenciones periódicas de los marines estadounidenses para destituir gobiernos que intentaron reducir el poder de United Fruit. La "independencia" formal del país era sólo una cortina de humo, ya que estuvo firmemente gobernada por el imperialismo norteamericano para United Fruit Company. Los marines estadounidenses desembarcaron en Honduras en 1903, 1907, 1911, 1912, 1919, 1924 y 1925. En 1911, el nuevo presidente "hondureño" fue nombrado directamente por un mediador norteamericano. En 1930, cuando United Fruit se enfrentaba a una dura huelga en sus plantaciones bananeras de la costa caribeña, una barco de guerra estadounidense fue enviado a la zona para sofocar la situación.

En palabras del general de división Darlington Butler de los Marines norteamericanos:

"Pasé 33 años y 4 meses en el servicio militar activo y durante ese período pasé la mayor parte de mi tiempo como un hombre musculoso de alta categoría para las grandes empresas, para Wall Street y los banqueros. En pocas palabras, fui un estafador, un gánster del capitalismo. (...) Ayudé a secuestrar media docena de repúblicas centroamericanas para el beneficio de Wall Street (...) Ayudé a hacer de Honduras algo bueno para las empresas frutícolas norteamericanas en 1903".

Honduras también tiene una larga historia de presidentes liberales intentando implantar tímidas reformas y después ser derrocados por el ejército y la oligarquía con el apoyo y la participación directa de EEUU. Fue el caso del presidente Vicente Mejía (1929-1933), que fue sustituido por el dictador general Carías Andino, apoyado por las empresas bananeras que duró hasta 1949. Lo mismo ocurrió con el presidente Villeda Morales, que intentó una suave reforma agraria y fue derrocado por un golpe de estado orquestado por EEUU que puso en el poder a López Arellano, que gobernó el país entre 1965 y 1974. Y por supuesto, en los años ochenta, Honduras se convirtió en la base principal para las operaciones de los contras organizados por EEUU, las bandas contrarrevolucionarias que lucharon contra la revolución sandinista en Nicaragua.

Al encontrarse con la firme oposición de la clase capitalista y el imperialismo, Zelaya pensaba que podría sortear la situación convocando un referéndum para la asamblea constituyente, siguiendo el modelo de Venezuela, Bolivia y Ecuador. Propuso el referéndum para el domingo 28 de junio para preguntar a la población si, como parte de las elecciones generales de noviembre, se organizaría un referéndum para convocar una asamblea constituyente. Había recogido 400.000 firmas de apoyo a su propuesta. El martes 23 de junio la oligarquía, utilizando su mayoría en el Congreso Nacional, aprobó una ley declarando la consulta ilegal. El Tribunal Supremo y el Estado Mayor del ejército hicieron declaraciones similares. Ya estaban preparando el golpe militar en caso de que el "golpe constitucional" fracasara. El mismo día, el candidato a alcalde por la izquierda del ayuntamiento de Tocoa sufrió un atentado junto con su esposa, cuatro bandas a sueldo armadas con rifles de asalto AK47 quemaron su automóvil.

El miércoles 24 el presidente Zelaya se reunió con el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas que se habían negado a ofrecer apoyo logístico al plebiscito. Zelaya destituyó al general Romero Vázquez como jefe del Comando Conjunto de las fuerzas armadas. Los otros miembros del Comando Conjunto dimitieron también y Zelaya aceptó su dimisión. El Ministro de Defensa también fue destituido. El jueves 25, las tropas salieron a las calles de Tegucigalpa y el Tribunal Supremo volvió a poner en su cargo a Romero Vázquez. Zelaya hizo un llamamiento a la población para que saliera a las calles, miles de trabajadores y campesinos se reunieron alrededor del palacio presidencial para apoyar a Zelaya. Las tropas se retiraron.

El viernes, Zelaya con un gran número de seguidores fue a la base militar donde estaban las papeletas y las urnas, se las llevó sin resistencia antes de que los oficiales de la judicatura pudieran apresarle. Zelaya declaró: "Y eso es lo que se trataba de evitar, que distribuyéramos el material [las papeletas electorales]. Se usó todo el poder del Estado burgués para impedirlo. Se usaron los jueces, se usaron los militares, los grupos mediáticos. No lo pudieron impedir. Lo distribuimos.". Y además añadió:

"Es que estamos hablando del Estado burgués. El Estado burgués lo componen las élites económicas. Están en las cúpulas de los ejércitos, de los partidos, de los jueces, y ese Estado burgués se siente vulnerado cuando yo empiezo a proponer que el pueblo tenga voz y voto".

Esta resolución inicial del conflicto a favor del presidente y de la población dio a Zelaya un falso sentido de seguridad. El sábado declaró al periódico El País: "En este momento sí... Lo tengo... [el control del ejército] mientras no dé órdenes que afecten a los ricos". Incluso añadió que confiaba en que EEUU  había intervenido para detener el golpe. Unas cuantas horas después tuvo que saltar de su cama cuando llegaron los soldados armados.

La clase dominante hondureña no ha perdido tiempo. Se ha decretado el estado de excepción y un toque de queda, el congreso rápidamente nombró a un nuevo presidente, Roberto Micheletti, que hasta ahora era presidente del congreso, se ha producido una oleada de detenciones de activistas de izquierda, obreros y campesinos. Según algunas fuentes, Cesar Ham, el candidato presidencial del izquierdista Partido de la Unificación Democrática fue asesinado cuando se resistió a la detención (ÚLTIMA HORA: se ha confirmado que sobrevivió al ataque y que ha pasado a la clandestinidad). El congreso ha ordenado la detención entre otros de los siguiente dirigentes de movimientos de masas: Juan Baraona (líder del Bloque Popular), Carlos H Reyes (líder del Bloque Popular), Andrés Padrón (Movimiento de Derechos Humanos), Luther Castillos (líder sindical), Rafael Alegrón (líder de Vía Campesina), César Han (Consejo Cívico de los Pueblos y Organizaciones Indígenas de Honduras, CCOPIH), Andrés Pavón (CCOPIH), Marvin Ponce (CCOPIH), Salvador Zúñiga (CCOPIH) y Berta Cáceres (CCOPIH).

Los embajadores de Venezuela, Cuba y Nicaragua fueron detenidos por militares enmascarados mientras visitaban a la ministra de asuntos exteriores Patricia Rodas. Más tarde fueron liberados no sin antes ser golpeados. Todo el patrón del golpe sigue estrechamente el modelo del golpe de abril de 2002 en Venezuela contra Chávez, el papel de los medios de comunicación, la desconexión del canal gubernamental de televisión Canal 8, ¡incluso el detalle de la aparición de una carta olvidada por Zelaya dimitiendo como presidente! Obviamente, las mismas fuerzas están implicadas en ambos países.

Está claro y es de conocimiento público que EEUU sabía que se estaba organizando el golpe. Habían tenido conversaciones con los líderes del congreso en el que se había discutido el golpe. EEUU aconsejó no detener a Zelaya. Probablemente, la administración norteamericana, frente a la movilización de masas del viernes y después de aprender las lecciones de Venezuela, no tenía mucha confianza en tomar este paso ilegal y estaba más favor de continuar con el patrón del "golpe constitucional", dejando la destitución de Zelaya para otro momento más favorable.

La declaración de Obama sobre el golpe fue muy suave. Pidió a "todos los actores políticos y sociales de Honduras que respeten las normas democráticas, el estado de derecho y los principios de la Carta Democrática Inter-Americana", y añadió que la situación "debe resolverse pacíficamente a través del diálogo libre de cualquier interferencia exterior".

Tenemos una situación donde un presidente elegido democráticamente ha sido detenido ilegalmente por las fuerzas militares y llevado al extranjero, y Obama pide a "todos los actores políticos y sociales" que respeten las normas democráticas y el estado de derecho. Esto deja evidentemente la puerta abierta a los argumentos de la oligarquía de que Zelaya estaba violando el estado de derecho con la consulta. Unas cuantas horas después, tras las enérgicas declaraciones de Chávez y la condena de parte de la Organización de Estados Americanos, la administración norteamericana salió públicamente a decir que aún reconocía a Zelaya como el presidente legítimo de Honduras.

Washington puede haber tenido algunos desacuerdos tácticos con la oligarquía hondureña, pero comparten su oposición a cualquier gobierno que es visto como un canalizador de las aspiraciones de las masas. No debemos olvidar que los principales personales del golpe son todos militares entrenados en la infame Escuela de las Américas, y que EEUU aún tiene 500 soldados estacionados en Honduras.

La misma posición parece que ha adoptado el periódico español El País, que se ha convertido en el portavoz de los intereses imperialistas y de la multinacional española en América Latina, realizando una campaña vitriólica contra las revoluciones venezolana y boliviana, y contra todos los movimientos de masas de izquierdas del continente. En una editorial cínica la línea es la siguiente: Rechazamos el golpe, pero apoyamos sus objetivos. (La vuelta del golpe. El País). Dicen que al final: "lo cierto es que ayer domingo el presidente o los militares, unos u otros, iban inevitablemente a violar la legalidad". Así que formalmente rechazan el golpe y culpan a Zelaya de "violar la legalidad" al convocar una "una consulta no prevista por la Constitución, y a la que se habían opuesto el Congreso, la autoridad electoral y el Supremo".

De los acontecimientos en Honduras se deben aprender dos lecciones. Una es que incluso las reformas progresistas más moderadas a favor de los trabajadores y campesinos no pueden ser toleradas por la clase dominante. La lucha por la sanidad, educación, reforma agraria, empleos y vivienda sólo se puede solucionar como parte de la lucha por el socialismo. La segunda es que no se puede llevar a cabo una verdadera revolución mientras se deja intacto el aparato del Estado burgués, que tarde o temprano será utilizado contra la voluntad de la mayoría de la clase trabajadora.

El País, desde el otro lado de la barricada, claramente identifica lo que estaba en juego en Honduras el domingo: "Lo que aquí se dirimía era, en definitiva, el equilibrio de fuerzas en América Latina, de forma que si Zelaya se salía con la suya en la consulta reeleccionista, ganaba terreno el chavismo en América Central". La opinión de El País es muy clara. Había que poner fin a esta situación y es sólo un método más aunque no fuese el mejor.

El presidente venezolano Chávez describía la situación correctamente cuando denunció el golpe militar: "Es un golpe de estado brutal, uno de los muchos que han tenido lugar a lo largo de más de 10 años en América Latina. Detrás de estos soldados está la burguesía hondureña, los ricos que han convertido a Honduras en una república bananera, en una base política y militar del imperialismo norteamericano".

Pero como en Venezuela en 2002, miles de seguidores de Zelaya han salido a las calles para luchar contra el golpe y exigir la reincorporación del presidente.Las organizaciones sindicales, incluida la confederación nacional CGT, ha convocado este lunes una huelga general. Ese es el camino. Sólo a través de la movilización de masas de los trabajadores y campesinos se puede derrotar el golpe. Este movimiento de masas también debe hacer un llamamiento a los soldados para que se nieguen a cumplir las órdenes de sus oficiales. Hugo Chávez lo dijo así: "Soldado, vacía tu rifle contra la oligarquía no contra el pueblo".

Debemos dar todo nuestro apoyo a los trabajadores y campesinos de Honduras en su lucha por la reinstalación del presidente. Hacemos un llamamiento al movimiento obrero internacional y a las organizaciones de solidaridad para que expresen su oposición a este golpe reaccionario. Un papel particular lo deben jugar las organizaciones obreras y campesinas de los países vecinos de América Central y México. Se deben organizar piquetes y manifestaciones frente a las embajadas hondureñas en estos países para animen a las masas de Honduras.

¡No al golpe reaccionario en Honduras!
¡Movilización de masas en las calles y huelga general!
¡Soldado, vuelve tus armas contra tus oficiales y únete con el pueblo!

 

Fonte: Corrente Marxista Revolucionária (Venezuela)

publicado por Rojo às 04:38
link do post | comentar | favorito
|

Informação Alternativa



Subscrever feeds

Sigam-nos no Facebook

Objectivos do Blogue

1) Apoiar a Revolução Venezuelana
2) Promover o carácter socialista da revolução
3) Combater a desinformação dos meios de comunicação capitalistas

Comentários recentes

A campanha Tirem As Mãos Da Venezuela voltou a est...
nice very thanks ver isto é bastant mt bom.. esse ...
A propósito da Venezuela, tivemos de fazer um tack...
É uma vergonha...Em Évora existe um call-center qu...
Este novo look é um espetáculo!
Olá, estou a estudar Português e eu aconteceram em...
É assim dessa forma enérgica e sem papas na língua...

Pesquisar neste blog

 

Temas

todas as tags

Ligações

participar

participe neste blog

Venezuela:

Área Total - 916.445 km²
(quase 10 vezes a área de Portugal)

População - cerca de 28 milhões
(quase 3 vezes Portugal)

PIB per capita -11.388 dólares (2008)
(em Portugal é de 22000 dólares)

Inflação: 25,1% (acumulada 2009)

Taxa de Desemprego:
6,6% (acumulado 2009)
7,5% (Nov2009)
8,1% (Out2009)
8,4% (Set2009)
8% (Ago2009)
8,5% (Jul2009)


Salário Mínimo:
1200 bolívares (206 / 461 euros) - (Jan2010)
967,50 Bolívares (313 Euros) - (Dez2009)


Índice de Pobreza: 24% (55% em 2003)
Índice de Pobreza Extrema: 7% (25% em 2003)


Mortalidade Infantil: 13,7 por cada 1.000 nascimentos (em 1998 era 26)

Esperança média de vida - 74 anos (72 em 1998)